Un programa dedicado al fado con la fadista Cristina Branco

Lunes, 11 Febrero, 2019

La Real Filharmonía de Galicia celebra esta semana dos conciertos dedicados al fado. El primero tendrá lugar el jueves 14 en Santiago, en el Auditorio de Galicia, a las 20:30 horas, dentro de la temporada de abono de la orquesta. Al día siguiente, el viernes 15, tocará en A Coruña, en el Teatro Colón, también a las 20:30 horas. La batuta de ambos conciertos la llevará el maestro luso Pedro Neves, Director Principal de la Orquesta Clásica de Espinho, profesor en la Universidad de Minho y un gran defensor de acercar la educación musical a los jóvenes y a las comunidades desfavorecidas.

 

El programa de estos conciertos, titulado “Cantigas de sal”, será un homenaje al fado portugúes. La orquesta interpretará algunas de las piezas más populares de la música tradicional del país vecino, en la voz de la reconocida fadista Cristina Branco. Están arregladas en su mayoría por el afamado pianista portugués Mário Laginha, que también tocará en el concierto, junto a la guitarra portuguesa de Miguel Amaral. Ambos músicos son acompañantes habituales de Cristina Branco.

 

Los conciertos arrancarán con dos obras de Mário Laginha, Abertura 2011 y Camponês Alentejano. Luego se interpretará Estranha forma de vida del fadista Alfredo Duarte Marceneiro (1891-1982). A continuación sonarán varias canciones populares portuguesas: Ó Laurinda. Linda, Linda, del Algarve; y Mirandum se fui a la guerra, de Miranda do Douro. El público también podrá escuchar Alfama del compositor portugués Alain Oulman (1928-1990); Se não chovesse tanto, meu amor del fadista Armando Machado (1899-1974); y Margarida de Mário Laginha.

 

En la segunda parte del concierto los asistentes podrán disfrutar con Sete pedaços de vento del músico y compositor Custódio Castelo (1966), Fado Blanc de José Pedro Blanc (1914-1959), Abandono de Alain Oulman, Quando julgas que me amas de Mário Laginha y A Minha Terra é Viana de Alain Oulman. Seguirán las canciones populares Rapazes, meninos, originaria de la región portuguesa de Estremadura; y José Embala o Menino, procedente de la región lusa de Beira-Baixa. Y, por último, sonará el conocido fado Maria Lisboa de Alain Oulman.

 

Cristina Branco y el fado

 

El fado se cruzó en la vida de Cristina Branco por una feliz casualidad. Aunque, en cierto modo, fue ella, por su osadía estética y una interpretación muy particular, quien atravesó el fado como fenómeno musical de profundas raíces tradicionales. “Comenzó como una diversión, una tarde de canciones entre amigos” -le gusta recordar-. Conocía algunos fados de oído, cantados por su abuelo materno. Y cuando su abuelo le regaló por su 18 cumpleaños un disco de la gran diva del fado, Amália Rodrigues, no sabía que le iba a cambiar la vida para siempre.

 

Cantante de los principales poetas portugueses (Camões, Pessoa, David Mourão Ferreira, José Afonso...) y algunos de otras partes del mundo (Paul Éluard, Léo Ferré, Alfonsina Storni o Slauerhoff), Cristina Branco hizo de su modo de entender el fado una especie de representación de la poesía y de la literatura del cancionero nacional.

 

Cristina Branco ha contribuido a una sorprendente renovación del fado. Lanzó el disco “Menina” en 2016, que recibió el Premio de Mejor Disco de 2016 por la Sociedad Portuguesa de Autores y le valió a la artista una nominación para los Globos de Oro como Mejor Intérprete Individual. Este año salió a la luz “Branco”, un disco ampliamente reconocido por la crítica.