Sumrrá con la RFG en la plaza de A Quintana (19 de julio, 21:00 horas)

Miércoles, 18 Julio, 2018

La Real Filharmonía de Galicia participa un año más en las celebraciones de las fiestas del Apóstol, conmemorativas del Día de Galicia. La plaza de A Quintana acogerá el jueves 19 de julio un concierto dirigido por el maestro titular de la agrupación, Paul Daniel, a las 21:00 horas. La RFG tocará junto al grupo compostelano de jazz Sumrrá, en el que será el estreno absoluto de su proyecto “Sumrrá sinfónico”. Las entradas para las sillas, que eran gratuitas previa retirada de la invitación en la taquilla del Teatro Principal, ya están agotadas. En caso de lluvia, la actuación se trasladará al Auditorio de Galicia.  

 

Con 18 años de trayectoria y seis discos editados, Sumrrá es uno de los grupos más importantes del panorama jazzístico actual. Está integrado por el contrabajista Xacobe Martínez Antelo, el pianista Manuel Gutiérrez y el batería Lar Legido.

 

En el transcurso de la actuación el público tendrá la oportunidad de escuchar una selección de los temas que concentran toda la trayectoria del grupo, arreglados para orquesta por Antonio Peña y Julián Rodríguez. Se trata de piezas como Sofía, Pretoria, Mala memoria, Exit, Vida sen Pipa, Kika y Minoría absoluta; integradas en sus diferentes discos.

 

Sumrrá: “Sentimos en todo momento que estábamos preparando un concierto memorable que vamos a disfrutar por encima de todo”

 

“Buscamos temas que fuesen esenciales en nuestra trayectoria discográfica. Si bien no están presentes temas de todos nuestros álbumes, sí que está representada nuestra forma de entender la música, de componer, de arreglar y de interpretar. Le dimos vueltas a nuestro repertorio para que también la integración con el lenguaje orquestal fuese orgánica, fluida y lo más intuitiva posible. Pensamos que el balance es perfecto. Estamos muy contentos con el resultado” -explican desde el grupo-.

 

Respecto al arreglo de los temas para orquesta, señalan que “tuvimos claro desde un primer momento que queríamos encontrarnos con la orquesta, cara a cara, en nuestra música. Y para eso es necesario llegar a lo más profundo de cada una de las músicas y arreglar desde la pasión y el instinto. Sentimos en todo momento que estábamos preparando un concierto memorable que vamos a disfrutar por encima de todo”.

 

Es la primera vez que Sumrrá toca con una orquesta sinfónica, una experiencia que califican como “uno de los acontecimientos más relevantes de nuestra carrera”

 

Es la primera vez que Sumrrá toca con una orquesta sinfónica y para ellos “es importante que sea con la Real Filharmonía de Galicia, ya que es la orquesta referente para nosotros como habitantes de Compostela y es la manera más adecuada para que Sumrrá entre en el mundo sinfónico. Es un elemento más de los que aporta organicidad al proyecto final. Es, sin duda, un sello de calidad del que nos sentimos orgullosísimos”.

 

Los integrantes del grupo valoran esta fusión de estilos musicales indicando que “más que un encuentro de distintos estilos musicales, nosotros pensamos que son distintas formas de trabajar, musicalmente hablando. Por eso la clave está en coordinar los distintos flujos de trabajar con la música, y dejar que sea ésta la que guie todo el proceso”. Y destacan que “el hecho de tener implicados de manera emocional a muchos miembros de la Real Filharmonía de Galicia, que son amigos, colegas y público de Sumrrá; el hecho de tener el compromiso tan firme del maestro Paul Daniel, para garantizarnos libertad y entrega total; y el hecho de tener a toda la maquinaria de la RFG trabajando por el éxito del proyecto, es algo tan complicado de conseguir en otras orquestas, que hace que estemos eternamente agradecidos por esta experiencia apasionante”.

 

El grupo define esta experiencia como “uno de los acontecimientos más relevantes de nuestra carrera. Es un reconocimiento de nuestra ciudad, donde nos encontramos, donde crecimos y desde donde exportamos nuestra forma de entender la música a todo el planeta. Este concierto es un regalo para nosotros y también es una manera de devolver a Compostela la mejor versión de nosotros mismos”.