El poliinstrumentista Abraham Cupeiro con la RFG en la Plaza de la Quintana

Viernes, 26 Julio, 2019

La Real Filharmonía de Galicia participa un año más en las celebraciones de las fiestas del Apóstol. La Plaza de la Quintana acogerá un concierto de la RFG junto al poliinstrumentista gallego Abraham Cupeiro, el martes 30 de julio a las 22:00 horas. El músico ofrecerá varias piezas integradas en su disco “Os sons esquecidos”, grabado con la RFG en 2016 para el sello discográfico Warner Classics. Las invitaciones para las sillas ya están agotadas. En caso de lluvia, la actuación se trasladará al Auditorio de Galicia. 

 

El poliinstrumentista natural de Sarria desplegará sobre el escenario diversos instrumentos de viento antiguos, olvidados en el tiempo, de diferentes épocas y lugares, algunos de ellos de hace más de 2.000 años, que él mismo recuperó y reconstruyó para crear nuevas sonoridades e imbricarlos en músicas ajenas a ellos. Destaca el caso del kárnix, una trompeta celta de la Edad de Hierro de tres metros de longitud, que rescató hace unos años gracias a sus descubrimientos musicológicos y construyó guiándose por la imagen de una moneda romana. También se podrá escuchar un instrumento ancestral en la tradición gallega, la corna, originaria de la Edad de Piedra, que durante siglos emplearon los pastores en Galicia y en la segunda mitad del siglo XX ya estaba extinguida.

 

“Os sons esquecidos” es un viaje musical en el tiempo alrededor del mundo, una búsqueda de las fuentes originales, dando como resultado sonidos nuevos y sorprendentes. Así, en el transcurso de la actuación el público tendrá la oportunidad de escuchar una selección de temas de este disco. Se trata de piezas como Oceanía, Tocata de cornas I y II, Armenia, Baleas, Sereas, Costa Atlántica o África.

 

Obras de Vaughan Williams y tangos de Astor Piazzola

 

Además, el concierto incluye otras obras como English Folk Songs Suite de Ralph Vaughan Williams. El público también podrá disfrutar con las Danzas rumanas de Béla Bartók, fruto de sus viajes por pueblos de Hungría y Rumanía, donde recogió miles de melodías y canciones de su música folclórica. Y también sonarán varias piezas del compositor argentino Astor Piazzolla, en particular Oblivion, uno de sus más bellos tangos instrumentales, y Calle 92.